StatCounter

martes, 5 de agosto de 2014

Dichos de los salihîn



Dichos de los Salihín sobre las excelencias
del Salat 'ala n-Nabi

Bismillah
As salamu ‘aleikum wa rahmatullah

Querido Mimón:
        Te mando esta recopilación de dichos sobre la práctica de salât ‘ala n-nabí como continuación a la carta que anteriormente te mandé. Dice 'Abdullah que la primera te gustó y que estás de acuerdo con sus contenidos. Al-hamdulillah.
        Desgraciadamente, ya ves que por cuestiones de este tipo, de no honrar y respetar debidamente al Rasûl (), en tu barrio la gente ha tenido que abandonar la mezquita de siempre e ir a la de Reina Regente, como así ha hecho tu padre. Es una lástima el estado actual de cosas en la Cañada y la fitna surgida entre las dos mezquitas.

        Creo que si verdaderamente siguiéramos al Profeta Muhammad (), y no sólo en el atuendo y la apariencia, estas cosas no pasarían. Y justamente son la gente que más dicen seguir la Sunna los que presionan a los musulmanes para decir salawât ‘ala n-nabí en voz alta en las mezquitas... ¿Crees de verdad que gente así son mantenedores de la Sunna de Sidnâ Muhammad ()? Francamente a mi no me lo parece.

Ma’a s-salama

Bismillahi r-Rahmâni r-Rahîm

        1.    Sidnâ Abu Bakr as-Siddiq (r.a.): “Recitar el salât ‘ala n-nabí apaga los hunûb como el agua apaga el fuego. Recitar el salam por el placer de Allahu Ta’ala es más meritorio que liberar a un esclavo. Amar a Sidnâ Muhammad () es superior a morir en el ÿihad o morir mártir en él ”. (Al Qul al-Badi).

        2.     Seyyida A’isha as-Siddiqa (r.a.): “La belleza de cualquier asamblea es recitar salât ‘ala n-nabí. Embelleced vuestras asambleas. El salât ‘ala n-nabí es también un camino hacia el Paraíso”(Sadât ad-Dârain)

        3.     Sidnâ Abdullah ibn Ma’sûd (r.a.): aconsejó una vez a Sidnâ Çaid ibn Wahhâb (r.a.) que “Cuando llega el viernes, no olvides recitar mil salawat ‘ala n-nabí” (Sadât ad-Dârain).

        4.   Sidnâ Hudaifa (r.a.): “Recitar salât ‘ala n-nabí derrama sobre el recitador, sus hijos y sus nietos el espíritu del Îmân” (Sadât ad-Dârain).

        5.     Sidnâ ‘Omar ibn ‘Abd al-‘Açiç (r.a.): ordenó a los musulmanes impartir el ‘ilm del Dîn (conocimiento del Islam) y recitar el salât ‘ala n-nabí los viernes. (Al-Qul al-Badi).

        6.     Sidnâ al-Imam Ya’far as-Sâdiq (r.a.): “El jueves, a la hora del ‘asr, Allahu Ta’ala ordena a los malaika celestiales que desciendan. Tienen plumas de oro y páginas de plata. Permanecen en la tierra hasta el ocaso del viernes y registran los nombres de aquellos que han recitado salât ‘ala n-nabí”. (Al-Qul al-Badi).

        7.     Sidnâ al-Imam ash-Shafi’i (r.a.): “Considero la recitación en todo momento de salât ‘ala n-nabí como un acto excelso” (Sadât ad-Dârain).

        8.    Sidnâ ibn Nu’man ibn Abu Hanifa (r.a.): “Es opinión unánime entre los grandes ‘ulamá que la recitación de salât ‘ala n-nabí es la acción mejor entre las acciones”(Sadât ad-Dârain).

        9.     Sidnâ Allama Hulaini (r.a.): “Honrar a Sidnâ Rasûlullah () es estar en el camino del îmân. El estado de reverencia es más sutil que el de afecto. Sentimos cariño por nuestros padres, hijos y amigos, pero debemos tener un grado mucho más sutil de reverencia por Sidnâ Rasûlullah ()”.  Después comenzó a citar el Corán y el Hadiz, y dijo más tarde: “Esta era el ‘amal de los sahâba porque ellos habían visto a Sidnâ Rasûlullah () con sus propios ojos. Entre los comportamientos excelentes de nuestros días está que cuando sentimos o vemos el nombre de Sidnâ Rasûlullah (), hagamos salat ‘ala n-nabí”. Y “Incluso los malaika mandan salât  y salam sobre Sidnâ Rasûlullah () para conseguir la cercanía a Allah. Nosotros, que somos lo mejor de la creación, debemos leer el salât ‘ala n-nabí en abundancia, para conseguir también la cercanía a Allahu Ta’ala”(Sadât ad-Dârain).

        10. Sidnâ al-Qutb ar-Rabbani ‘Abd al-Qâdir al-Yilani (r.a.): ¡Musulmanes! Haced del acto de frecuentar la casa de Allah (las mezquitas) y de la recitación del salât ‘ala n-nabí una obligación para vosotros” (Al-Fath ar-Rabbani).

        11. Sidnâ ‘Arif Sâwi (r.a.): “El salât ‘ala n-nabí es la wadifa que puede conducir al aspirante a la cercanía de Allah aunque no tenga un múrshid. El Shaytân puede descarriar a quien recite otras wada’if sin un múrshid. Pero un hombre no puede ser descarriado si recita el salât ‘ala n-nabí, porque entonces su múrshid es Sidnâ Rasûlullah (). En ese caso, el Shaytân nunca puede descarriar al recitador” (Sadât ad-Dârain).

        12. Sidnâ Allâma Hâfid Shams ad-Dîn as-Sajâwi (r.a.): recogió los siguientes puntos de mashaij eminentes: “La ruta excelente al camino del Îmân es recitar el salât ‘ala n-nabí; si alguien pretende mostrar gratitud por los dones que ha recibido de Allah, la mejor manera que tiene de hacerlo es recitar el salât ‘ala n-nabí. Muchas de las cosas que hemos recibido nos han llegado a través de la generosidad de Sidnâ Rasûlullan (); debemos incrementar la recitación del salât ‘ala n-nabí porque es nuestro medio para alcanzar el éxito en al-âjira”(Sadât ad-Dârain).

        13. Sidnâ Allâma al-Uqlaishi (r.a.): “¿Cuál es el ‘amal que puede hacer entrar a una persona en el Yanna y hace que obtenga grandes beneficios de ella? ¡La recitación de salât ‘ala n-nabí! El salât ‘ala n-nabí es una magnífica luz y un comercio que no tiene pérdidas. Los distinguidos awliyâ lo han convertido en ‘amal diario. ¡Oh murîd!Aférrate al salât ‘ala n-nabí. Con él, tus encuentros van a ser limpios, tus obras se van a purificar y tus deseos se verán cumplidos. Mediante el salât ‘ala n-nabí también estarás a salvo del shukrat al-mawt (la agonía de la muerte)”. (Al-Qul al-Badi).

        14. Sidnâ Allâma al-‘Irâqi (r.a.): “¡Oh murîd! Aumenta la recitación del salât ‘ala n-nabí. Éste salva de las grandes calamidades y hace que se alcancen grandes bendiciones. Con un solo salât ‘ala n-nabí, recibirás diez bendiciones de Allahu Ta’ala y diez de tus dhunûb te serán perdonados. Aumentarás en rango diez veces y los mala-ika pedirán por tu perdón” (Sadât ad-Dârain).

        15. Sidnâ ‘Arif billah al-Imam Shi’râni (r.a.): “Hemos jurado a Sidnâ Muhammad () que: incrementaremos la recitación de salât ‘ala n-nabí; enseñaremos a la Umma cuáles son las bendiciones que provienen de recitar el salât ‘ala n-nabí; inculcaremos a la Umma la demostración de amor y reverencia por él()  como se hace en el salât ‘ala n-nabí; enseñaremos a la Umma que la persona que recite mil o diez mil veces el salât ‘ala n-nabí ha hecho la mejor de las obras; el recitador del salât ‘ala n-nabí tiene que intentar estar con el wudû y leer con el corazón y el alma; el salât ‘ala n-nabí es el medio para alcanzar la cercanía a Sidnâ Rasûlullah (). A ninguna criatura se le ha dado tanta autoridad y poder como a Sidnâ Rasûlullah (); y que la creación empezará a amar al recitador del salât ‘ala n-nabí.(Sadât ad-Dârain).

        16. Sidnâ Abu l-Abbâs Ahmad at-Tiÿani (r.a.): “Recitar el salat ‘ala n-nabí es la clave para todo bien. Es la clave del ghaib (lo oculto) y del conocimiento espiritual. En consecuencia, quien huya del salât ‘ala n-nabí huye de todo bien. No alcanzará la cercanía con Allahu Ta’ala”. En una carta a un murîd suyo le aconsejó “El dzikr más ventajoso es aquél cuyo fruto es más dulce y cuyo efecto es más beneficioso. Ese dzikr es la recitación de salât ‘ala n-nabí. Éste da más fuerza al recitador y repele cualquier mal. Por este motivo el recitador de salât ‘ala n-nabí se convierte en un amigo de Allahu Ta’ala”. (Sadât ad-Dârain).

        17. Sidnâ al-Imam al-Muhaddizín Allâma al-Qastalâni (r.a.): “El dzikr mayor, más magnífico, más generoso, más sublime, más excelente y más distinguido es la recitación del salât ‘ala n-nabí”. (Sadât ad-Dârain).

        18. Shah ‘Abdurrahîm, padre de Sha Waliullah al-Muhaddiz ad-Dahlawi (r.a.): “Todo lo que he conseguido, tanto en el dunyâ como en el âjira ha sido por la bâraka del salât ‘ala n-nabí” (Al-Qul al-Yamîl).

        19.  Sidnâ ash-Sheij ‘Ali Jawwas (r.a.): “Aquél que desee algo o que tenga alguna necesidad debe leer el salât ‘ala n-nabí mil veces con la máxima concentración y después hacer du’â a Allahu Ta’ala. In sha Allah, conseguirá su objetivo”. (Huÿÿatullahi ‘ala l-‘alamín).

        21. Sidnâ ash-Sheij ‘Abd al-‘Açiç Taqi ad-Dîn (r.a.): “La mejor de las nawafil es la recitación del salât ‘ala n-nabí”. (Nuçhatun Nâdhirín).

                23. Sidnâ Juaÿa al-Hassan al-Basri (r.a.): “Quien desee beber en abundancia de la Fuente del Kauzar tiene que recitar el siguiente salât ‘ala n-nabí: Allahumma salli ‘ala Muhammadin wa âlihi wa ashabihi wa açuaÿihi wa durriátihi wa ahli báitihi wa amhârahu wa ansârihi wa ashiâ’ihi wa maÿíslihi wa ‘alainâ ma ahum aÿma’ina. Ya Arhama r-Rahîmín”.

        24. Sidnâ ‘Abd al-Açiç Dabbagh (r.a.): una vez le preguntaron que diera la razón por la cual mediante la recitación de salât ‘ala n-nabí se allana el camino al Yanna. Respondió:“Simplemente porque el mismo Yanna ha sido creado de la Luz de Sidnâ Rasûlullah ()”. (Ibriçi Sharîf).

        25. Sidnâ ‘Allama al-Fâsi, autor de Mutali’ al-Musarrât“Allahu Ta’ala ha hecho el salât ‘ala n-nabí como medio para conseguir su cercanía. Quien aumente su recitación alcanzará un elevado estado espiritual y cercanía con Allah. Se iluminarán su rostro y su corazón”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada