StatCounter

martes, 19 de noviembre de 2013

El matrimonio por Omar




El matrimonio es una de las etapas mas hermosas en la vida de todo musulmán y musulmana, aparte del nacimiento de un bebé, el matrimonio es algo recomendable por Allah en el sagrado Quran y muy aconsejable por, el profeta Muhammad sws en la Sunnah,el matrimonio es la unión entre dos personas las cuales cumple con un mandato divino escrito en el libro sagrado, es el cumplimiento de lo que Allah ordeno, cuando un hombre y una mujer contraen matrimonio hacen un bien para ambos, el marido o mujer tienen una obligación mutua entre ambos, aparte del hombre de aportar el sustento, la educación de los hijos en la cual su mujer tiene una gran participación, el creyente debe amar a su esposa y su esposa debe amarlo a el con todo su corazon, pero no deben olvidarse que de Allah ni anteponer nada ante sus obligaciones como creyentes, no es bueno que hayan mujeres que se queden sin maridos, ni tampoco es bueno que haya hombres que se queden sin casarse.

veamos esos hadices del profeta Muhammad sws sobre el matrimonio


Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Dos ciclos de oración que realiza un casado son mejor que (las acciones de) un hombre soltero que se pasa la noche de pie rezando y el día ayunando.”
Man lâ Îahdzuruh Al-Faqîh, t.3, p.384.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Una persona casada dormida es mejor ante Al-lâh que el que ayuna y pasa la noche de pie rezando, siendo soltero.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.221.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien se casa ha salvaguardado la mitad de su religión.” Y en otro hadiz dice: “Que tenga conciencia de Al-lâh en la otra mitad o en lo restante.”
Al-Kâfî, t.5, p.328.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien desee encontrar a Al-lâh estando puro y purificado, que le encuentre teniendo una esposa.”
Man lâ Îahdzuruh Al-Faqîh, t.3, p.385

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Son abiertas la puertas del cielo de la misericordia en cuatro momentos: cuando baja la lluvia, cuando el hijo mira el rostro de sus padres, cuando se abre la puerta de la Kabah y al momento de casarse.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.221.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“No hay nada más querido para Al-lâh, Imponente y Majestuoso, que una casa cimentada en el Islam por medio del matrimonio; y no hay nada más aborrecido para Al-lâh, Imponente y Majestuoso, que una casa destruida en el Islam por la separación.”
Al-Kâfî, t.5, p.328.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Por cierto que las doncellas vírgenes son como el fruto de un árbol: cuando madura y no es recolectado, el sol lo hace corromperse y lo diseminan los vientos. Asimismo sucede con las vírgenes; cuando alcanzan aquello que alcanzan las mujeres, no tienen más remedio que el casamiento, y si no acontece, nada las mantendrá seguras de caer en la corrupción, puesto que ellas son humanas.”
Al-Kâfî, t.5, p.337.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“No hay joven que se haya casado a temprana edad, sin que su demonio brame: “¡Qué desgraciado! ¡pero qué desgraciado! Se ha puesto a salvo de mí en dos tercios de su religión.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.221.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“¡Oh comunidad de jóvenes! Quien de entre vosotros tenga la capacidad de tener actividad sexual, que se case, puesto que ello es lo más efectivo para bajar la mirada (de lo que no se debe mirar) y resguardar más las partes pudendas.”
Mustadrak al-Wasâ’il, t.14, p.153.

Dijo el, Mensajero de Al-lâh (BP):
“Por cierto que Él ha prohibido el celibato, y ha prohibido que las mujeres renuncien al matrimonio y que se abstengan de estar con sus esposos.”
Mustadrak al-Wasâ’il; t.14, p.248.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“La mayoría de la gente del Fuego son solteros.”
Man lâ Îahdzuruh Al-Faqîh, t.3, p.384.

Se narró del Profeta (BP):
“Llegó la esposa de ‘Uzmân Ibn Mazh’ûn a la casa de Umm Salamah (esposa del Profeta) y ésta le dijo: ‘¿Por qué dejaste de perfumarte, ponerte tintura, teñirte y otras cosas?’. Respondió: ‘Porque ‘Uzmân Ibn Mazh’ûn, mi esposo, no se me acerca desde hace tanto y tanto...’ Dijo Umm Salamah: ‘¿Y eso por qué?’. Dijo: ‘Porque se ha prohibido a sí mismo las mujeres y ha optado por la abstinencia (carnal)’. Umm Salamah informó de ello al Mensajero de Al-lâh (BP), y él fue a ver a sus compañeros y dijo:
‘¿Acaso os alejáis de las mujeres? ¡Por cierto que yo voy con las mujeres, como en el día y duermo durante la noche! Y quien deja de lado mi tradición, no es de los míos’.”
Bihâr Al-Anwâr, t.93, p.73.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien se afane en hacer que dos creyentes se casen, de forma que llegue a hacer que se reúnan, Al-lâh lo casará con mil mujeres de entre las huríes de grandes ojos, cada una de las cuales estará en un castillo de perlas y rubíes.”
Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.46.

El Mensajero (s.a.w.) dijo:
“En verdad el mejor de entre ustedes es el mejor con su mujer y yo, soy el mejor de entre ustedes con mis mujeres.”
Al-Hur Al-Amili, vol. 7 p. 122.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien tenga dos mujeres y no sea equitativo entre ellas al dividir su persona y sus bienes, en el día de la Resurrección se presentará encadenado, con la mitad de su cuerpo encorvado, hasta ingresar en el Fuego.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.214.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien proceda en relación a un matrimonio lícito de forma que Al-lâh reúna a la pareja (en cuestión), Al-lâh le casará con una hurí de grandes ojos, y por cada paso que haya dado y palabra que haya pronunciado por ello, le otorgará la recompensa de la adoración de un año.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.221.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Lo nefasto de una mujer es lo excesivo de su dote y sus malas maneras.”
Bihâr Al-Anwâr, t.58, p.321.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Las mejores mujeres de mi comunidad son las de rostro más resplandeciente y las de menor dote.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.236.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Cásate, aunque sea por un anillo de hierro.”
Kanz Al-‘Ummâl, t.16, p.321

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien dé por dote un puñado de trigo granulado o de dátiles, su casamiento es lícito.”
Kanz Al-‘Ummâl, t.16, p.321

El mensajero de Al-lah (s.a.w.) ordenó a Ziyad ibn Labid Al-Ansarí, un hombre noble de la tribu Bani-Bayada, a dar su hermosa hija Al-Dhalfa a Yuwaybir, el compañero pobre del Profeta. Yuwaybir vivía de la caridad en compañía de otros pordioseros, personas sin familia que vivían bajo una techado llamado “Al-Seffah” que había hecho construir para ellos el Mensajero. La historia de este matrimonio comienza con un diálogo entre Yuwaybir y el Mensajero de Al-lah (s.a.w.) que le inquiere:
“Oh Yuwaybir, ¡si tu te casaras con una mujer que te inmunizara contra el abandono y que te ayudara a conducirte en la vida y te preparase para el más allá!”

Yuwaybir interrumpiendo responde:
“Oh Mensajero de Al-lâh, que mi padre y mi madre sean la suma a pagar ¿Quién se interesa por mí? por Al-lâh, no tengo ningún título ni vínculo familiar, ni riqueza ni hermosura, luego, ¿Qué mujer me querrá?”

Y el Profeta le respondió:
“Oh Yuwaybir, Al-lâh ha hecho que desciendan aquellos que estaban antes del Islam, entre los nobles y ha ennoblecido por el Islam a los que estaban antes abajo, también ha recuperado la dignidad para aquellos que estaban entre los indignos. Ha hecho saltar en pedazos por el Islam todos los honores y glorias de la ignorancia, y ha normalizado el título del parentesco los más gloriosos. Ahora todos los hombres, cualquiera que sea su origen o color, negros o blancos, árabes u otros, provienen todos de Adán quien proviene del soplo de Al-lâh el Altísimo Quien lo creó. Y el más amable de todos los hombres, en el más allá, para Al-lâh, es el que más cumple con Sus mandamientos y el más piadoso entre ellos.”

Luego le dijo que fuera donde Ziyad ibn Labid y, que pidiese la mano de su hija. Cuando Ziyad escuchó la propuesta de Yuwaybir, no pudo creerlo y al punto arrojó a Yuwaybir. Pero su hija, Al-Dhalfa, protestó contra la actitud altiva de su padre que iba contra la orden del Profeta. Finalmente, Ziyad cedió y cambiando de parecer dio su hija en matrimonio a Yuwaybir.”
Al-Kulayni, “Furu Al-kafi”, vol. 5, p. 341

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Si llega a vosotros (para pedir la mano de vuestras hijas) aquel cuyo carácter y (manera de profesar la) religión os complace, casadlo. Dije: ‘¡Oh Mensajero de Al-lâh! ¿aunque su linaje sea inferior?’ Respondió: ‘Si se os presenta quien os complace su carácter y religión casadlo, que ciertamente que si no hacéis eso, se producirá el desorden en la Tierra, así como una gran corrupción’.”
At-Tahdhîb, t.7, p.394.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien case a su hija con un corrupto, en verdad que ha cortado los vínculos de parentesco con ella.”
Al-Mahyat Al-Baidâ’, t.3, p.94.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien se case con una mujer, habiéndolo hecho solamente por su belleza, no llegará a ver en ella aquello que quiere, y quien se case por la riqueza de la mujer, habiéndolo hecho solo por eso, Al-lâh lo hará dependiente de ello; así pues, debéis casaros con la que posee religión.”
At-Tahdhîb, t.7, p.399.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Por cierto que la mejor de vuestras mujeres es la que tiene muchos hijos, la cariñosa, la pudorosa, la que es querida en su familia, la que es humilde con su esposo, la que se engalana para su esposo y es recatada respecto de otro, la que escucha lo que él dice, obedece su orden, y que cuando está a solas con él se pone a su disposición para lo que desee de ella, y que no se comporta vulgarmente, como lo puede hacer un hombre.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.235.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“No hay mujer que sirva a su esposo un sorbo de agua sin que ello sea para ella mejor que la adoración de un año ayunando durante el día y manteniéndose en pie rezando durante la noche.”
Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.172.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Quien se case con una mujer por su belleza, Al-lâh dispondrá que su belleza sea un objeto de aflicción en su contra.”
Wasâ’il Ash-Shî’ah, t.20, p.53.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“No te cases con una mujer (sólo) por su belleza, ya que es posible que su belleza la haga perderse; ni te cases por su riqueza, ya que es posible que su riqueza la haga ser tirana; en cambio cásate con la mujer por su religión.”
Al-Mahyat Al-Baidâ’, t.3, p.85.

Dijo el Mensajero de Al-lâh (P):
“De la dicha del hombre musulmán está la esposa virtuosa, la morada amplia, la montura agradable, y el hijo virtuoso.”
Bihâr Al-Anwâr, t.104, p.98.

Dijo el Mensajero de Al-lâh:
“La lucha sagrada de la mujer es ser buena esposa, y la persona que tiene más derecho sobre ella es su esposo.”
Bihâr Al-Anwâr, t.103, p.256

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“¡Pobre de la mujer que enfada a su esposo! ¡Y albricias para la mujer de la cual su esposo está complacido!”

Dijo el Mensajero de Al-lâh (BP):
“Hay tres cosas de este mundo que se me hizo apreciar. Las mujeres, el perfume, y el consuelo de mis ojos que se encuentra en la salat.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada