StatCounter

domingo, 24 de noviembre de 2013

El sufrimiento del Profeta Muhammad



CÓMO EL PROFETA sufrió por HUMANIDAD
Entre las indicaciones de amor del Profeta por la humanidad son los indecibles sufrimientos que tuvo que soportar a manos de sus oponentes quien perdonó con tanta facilidad después de su victoria.
Cuando el Santo Profeta comenzó su trabajo de casi todos los habitantes de su ciudad lo opusieron a pesar de que lo habían conocido durante toda su vida como un hombre de integridad e inteligencia excepcionales. Ellos al principio le objeto de ataques verbales, burlas e insultos. Pero después de haber comenzado a combinar ataques verbales con la agresión física. Ellos pondrían espinas en su camino y tirar la basura y el polvo en él. En una ocasión, él volvió con el polvo todavía en la cabeza. Una de sus hijas, con lágrimas en los ojos, para limpiarlo. El Profeta como más lastimado de ver lágrimas en los ojos de su hija que el tratamiento que él mismo recibió de sus conciudadanos. Él la consoló diciendo: "Hija mía, no llores, porque en verdad el Señor será el ayudante de su padre."
Una vez que la población de la ciudad trató de imponer un tipo diferente de la lesión en el Profeta. Cuando un día le salió a dar un recado, no una de las personas en las calles lo miró o habló con él o burlado, o lo insultaban. Esto, a su manera silenciosa de decir al Profeta: "Tú no eres uno de nosotros, porque hablas en contra de nuestras formas tradicionales de" herir al profeta más que los abucheos e insultos que estaba acostumbrado a oír antes.
Cuando el Profeta sintió que no estaba llegando a ningún lado con los habitantes de La Meca, que empezó a girar más y más a los extranjeros que vinieron a la Meca para la peregrinación. Pero sus esfuerzos entre los peregrinos se vieron frustrados por hombres como Abu Lahab que seguirían el Profeta y llorar en voz alta: "No lo creo, él es un renegado mentir". Un día esto especialmente afligió al Profeta. Pero lo único que hizo fue mirar hacia arriba y decir: "Oh, Señor, si Usted no sería así!".
En el año 620 EC, el Profeta decidió viajar fuera de la Meca, para que pudiera predicar su mensaje sin ser seguido por sus enemigos de La Meca. La ciudad de Al-TAYF fue la primera elección natural. Situado a unos cien kilómetros al este de La Meca, que era la ciudad más cercana de importancia. Acompañado solamente por Zayd, el Profeta hizo un agotador viaje a través de desfiladeros rocosos estériles. Pasó diez días de Al-TAYF predicando a los jefes de las tribus, así como la gente común. Pero todos ellos lo rechazaron diciendo que no quería echar a perder las relaciones con los habitantes de La Meca por el bien de una nueva religión. Como pasaban los días, la gente de Al-TAYF se hicieron cada vez más hostil, hasta el décimo día que empezaron a ulular por las calles y le lapidarlo. A pesar de que él huyó de la ciudad, una multitud lo persiguió sin tregua y no desistió hasta que lo habían perseguido dos o tres millas a través de la llanura de arena a los pies de las colinas de los alrededores. Allí, cansado y con la sangre que fluye de las dos piernas, el Profeta se refugió en uno de los huertos. Zayd que había tratado de proteger al Profeta contra las piedras que le lanzaron fue herido en la cabeza.
Después de un par de años que el Profeta logró obtener el apoyo suficiente en una ciudad árabe - Medina - y decidió mudarse allí. Pero sus enemigos en La Meca conspiraron para asesinarlo antes de que pudiera emigrar a Medina, una trama que estuvo muy cerca de tener éxito.
Incluso después de su fuga de la hostilidad de la Meca a la relativamente amigable Medina del sufrimiento del Profeta continuó. El Quraysh y otras tribus árabes bajo su influencia con frecuencia libraron batallas contra él y sus seguidores. En el propio Medina los Judios atormentados y frustrados al Profeta con sus parcelas astutos y en un momento incluso trataron de envenenarlo. Los hipócritas, los enemigos secretos del Profeta que pretendían ser musulmanes, estaban también ocupados en intrigas y campañas de rumores contra el Profeta, un ejemplo particularmente repugnante de la que es proporcionada por sus acusaciones contra la esposa del Profeta Ayesha que fuera tan doloroso para el Profeta como para Ayesha sí misma. A veces, incluso los creyentes causados ​​involuntariamente el dolor al Profeta. Ellos, por ejemplo, a veces descortés alejarse de él dejándolo solo de pie por sí mismo, como lo demuestra el siguiente verso en el Corán:
"Cuando ven algunos (posibilidad de) el comercio o algún entretenimiento que se precipitan hacia ella y te dejan en pie por sí solo ..." (62:11)
Estas y muchas otras cosas hizo el Santo Profeta sufrió durante un período de muchos años. No tiene por qué. Justo antes de que empezara su misión que tenía todo lo que los hombres generalmente esperan para: la salud, un negocio próspero, una amante esposa, hijos buenos, fieles familiares y amigos, así como la confianza y el respeto de sus conciudadanos. Si quisiera podría haber llevado como una vida cómoda como cualquier otra en la Meca. Pero él eligió el camino del sufrimiento y las penurias. Lo hizo por amor a la misma gente que por ignorancia lo persiguieron y para el bienestar de toda la humanidad.
 
 
EL SENTIDO DEL SUFRIMIENTO DEL PROFETA
Al igual que todos los aspectos de la vida del Profeta, su sufrimiento tiene profundas lecciones para nosotros. Nos enseña que este mundo es un campo de batalla entre el bien y el mal, la verdad y la falsedad, la justicia y la opresión y que aunque Dios ha querido que en la bondad a largo plazo, la verdad y la justicia siempre será victoriosa. También ha querido que esta victoria no se hará demasiado fácil.
El sufrimiento del Profeta es también un vívido recordatorio para nosotros de que mientras que el hombre tiene un enorme potencial para la bondad que él también tiene un enorme potencial para el mal. El Profeta representa lo último en el potencial humano para la bondad , mientras que la oposición de que su obra inspiró en sus compatriotas y que conquistó poco a poco por su amor y sabiduría representa lo último en el potencial humano para el mal. Pero no hay que condenar a los que persiguió al Profeta. Por el sufrimiento del Profeta fue causado por que el potencial para la ignorancia y la obstinación que se encuentra en todos nosotros. ¿Quién sabe que algunos de nosotros no habría arrojado basura en el Profeta o perseguido él de alguna otra manera si hubiéramos estado viviendo en la Meca de su tiempo? Después de todo, los hombres mucho mayores que nosotros, por ejemplo Hazrat Omar y Hazrat Khalid bin Walid al mismo tiempo perseguidos Profeta. No, el Profeta no sufrió con el fin de que podamos condenar a nadie. Él sufrió para que nosotros podamos tener la esperanza y la humildad. Él sufrió para que podamos averiguar la cantidad de potencial que existe dentro de nosotros para el bien y la cantidad de potencial que existe dentro de nosotros por la ignorancia y la obstinación - las causas de todos los males. Tenemos que ver ambos potenciales dentro de nosotros. El primero de ellos nos da la esperanza en nuestro destino y en el destino del hombre en general, y el segundo nos da humildad. Y la humildad y la esperanza es lo que necesitamos para prosperar.
De este modo el sufrimiento del Profeta debe hacernos pensar en el potencial del mal que todos tenemos dentro de nosotros y nos hacen decidido a superar ese mal. La mejor manera de vencer el mal es amar al Profeta, para los más amamos al Profeta más vamos a reforzar el elemento de bondad en nosotros y los más capaces seremos de vencer el mal.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada