StatCounter

lunes, 18 de noviembre de 2013

La cuestión de la primogenitura y el Pacto



Hay una muy, muy antigua disputa religiosa entre los ismaelitas y los hijos de Israel sobre las cuestiones relativas al derecho de nacimiento y en el Pacto. Los lectores de la Biblia y el Corán están familiarizados con la historia de la gran Profeta Abraham y sus dos hijos, Ismael (Ismail) e Isaac (Ishaq). La historia de la llamada de Abraham de Ur de los caldeos, y la de sus descendientes hasta la muerte de su nieto José en Egipto, está escrito en el libro del Génesis (capítulos xi.-l). En su genealogía según consta en el Génesis, Abraham es el vigésimo de Adán, y un contemporáneo de Nimrod, que construyó la Torre de Babel estupenda.
La historia temprana de Abraham en Ur de Caldea, aunque no se menciona en la Biblia, es registrada por el famoso historiador judío Flavio Josefo en sus Antigüedades y también se confirma por el Corán. Pero la Biblia nos dice expresamente que el padre de Abraham, Taré, era un idólatra (Josué xxiv. 2, 14). Abraham manifestó su amor y celo por Dios cuando él entró en el templo y destruyó todos los ídolos y las imágenes en el mismo, y por lo tanto era un verdadero prototipo de su ilustre descendiente Profeta Muhammad. Salió ileso y triunfante del horno ardiente en donde había sido arrojado por el orden de Nimrod. Deja a su tierra natal para Haran en compañía de su padre y su sobrino Lot. Tenía setenta y cinco años cuando su padre murió en Jarán. En obediencia y resignación absoluta a la llamada divina, deja su país y comienza un largo y variado viaje a la tierra de Canaán, a Egipto y Arabia. Su esposa Sara es estéril, sin embargo, Dios le anuncia que está destinado a convertirse en el padre de muchas naciones, para que todos los territorios que consiste en recorrer se dará como herencia a sus descendientes, y que, "por su descendencia toda la naciones de la tierra serán benditas "! Esta maravillosa y única promesa en la historia de la religión se encontró con una fe inquebrantable por parte de Abraham, que tenía ningún problema, ningún hijo. Cuando fue llevado a mirar el cielo por la noche y dijo a Dios que su descendencia sería tan numerosa como las estrellas, y tan innumerables como la arena que está a la orilla del mar, Abraham creyó. Y fue esta creencia en Dios, que "se contó la justicia", como dice la Escritura.
Una niña egipcia pobres virtuosos, Agar por su nombre, es un esclavo y una doncella al servicio de Sarah. En la licitación y el consentimiento de la dueña de la sierva está debidamente casada por el Profeta, y de esta unión nace Ismael, como antes-dijo el ángel. Cuando Ismael tiene trece años, Dios envía de nuevo a su ángel a su revelación a Abraham, la misma promesa se repite a Abraham, el rito de la circuncisión se instituyó formalmente y se ejecuta inmediatamente. Abraham, en su noventa años de edad, Ismael, y todos los funcionarios varones, son de la circuncisión, y el "Pacto" entre Dios y Abraham con su único hijo se hace y se sella, como si se tratara de la sangre de la circuncisión. Es una especie de tratado celebrado entre el Cielo y la tierra prometida en la persona de Ismael como el único descendiente del patriarca nonagenario. Abraham promete fidelidad y lealtad a su Creador, y Dios promete ser para siempre el protector y el Dios de la descendencia de Ismael.
Más tarde - es decir, cuando Abraham tenía noventa y nueve años, y Sarah noventa, encontramos que ella también tiene un hijo al que llamarás Isaac según la promesa divina.
Como se observa ningún orden cronológico en el libro del Génesis, se nos dice que después del nacimiento de Isaac, Ismael y su madre se volvió hacia fuera y envió de Abraham de la manera más cruel, simplemente porque Sarah lo deseaba. Ismael y su madre desaparecen en el desierto, una fuente brota cuando el joven está a punto de morir de sed, bebe y se guarda. Nada más se supo de Ismael en el libro del Génesis, salvo que se casó con una mujer egipcia, y cuando Abraham murió, estuvo presente junto con Isaac a enterrar a su padre muerto.
A continuación, el libro del Génesis sigue la historia de Isaac, sus dos hijos, y el descenso de Jacob a Egipto, y termina con la muerte de José.
El próximo evento importante en la historia de Abraham en Génesis (xxii.) es la ofrenda de "su único hijo" un sacrificio a Dios, pero fue rescatado con un carnero que fue presentado por un ángel. Como dice el Corán: "Eso fue realmente una prueba clara" de Abraham (Corán, Capítulo 38:106.), Pero su amor por Dios superó cualquier otro afecto, y por esta razón se le llama el amigo de Allah , "Allah ha tomado Abraham for a Friend".(Corán)
Así corre el breve relato de Abraham en relación con nuestro tema de la Birthright y el Pacto.
Hay tres puntos distintos que todo verdadero creyente en Dios debe aceptar como verdades. El primer punto es que Ismael es el hijo legítimo de Abraham, su primogénito, y por lo tanto su demanda al derecho de nacimiento es muy justo y legal. El segundo punto es que el pacto fue hecho entre Dios y Abraham, así como a su único hijo Ismael antes de que Isaac nació. El Pacto y la institución de la circuncisión no tendrían ningún valor o significado a menos que la repetida promesa contenida en las palabras divinas, "A través de ti todas las naciones de la tierra serán benditas", y sobre todo la expresión, la Semilla ", que saldrá desde las entrañas, él heredará ti "(Génesis xv. 4). Esta promesa se cumplió cuando nació Ismael (Gen. xvi.), Y Abraham tenía el consuelo de que su siervo Eliezer jefe ya no sería su heredero. Por lo tanto tenemos que admitir que Ismael era el heredero real y legítimo de la dignidad y de los privilegios espirituales de Abraham. La prerrogativa que "por Abraham todas las gene-raciones de la tierra serán benditas", tantas veces repetido - aunque en diferentes formas - era la herencia por derecho de nacimiento, y fue el patrimonio de Ismael. La herencia a la que Ismael tenía derecho por nacimiento no era la tienda en la que Abraham vivió o cierto camello sobre el que solía montar, sino para subyugar y ocupar para siempre todos los territorios que se extienden desde el Nilo hasta el Éufrates, que fueron habitadas por algunos diez naciones diferentes (xvii. 18-21). Estas tierras nunca se han sometido por los descendientes de Isaac, sino por los de Ismael. Se trata de un cumplimiento real y literal de una de las condiciones contenidas en el Pacto.
El tercer punto es que Isaac también nació milagrosamente y especialmente bendecido por el Todopoderoso, para que por su pueblo la tierra de Canaán fue prometido y, de hecho ocupada por Josué. Ningún musulmán se le ocurre menospreciar la posición sagrada y proféticos de Isaac y su hijo Jacob, pues de menospreciar o bajar un profeta es una impiedad. Cuando comparamos Ismael e Isaac, no podemos dejar de reverencia y respeto a los dos profetas como santos de Dios. De hecho, el pueblo de Israel, con su Derecho y Sagradas Escrituras, han tenido una historia religiosa única en el Viejo Mundo. Ciertamente eran el pueblo elegido de Dios. A pesar de que la gente a menudo se han rebelado contra Dios, y han caído en la idolatría, sin embargo, han dado al mundo miríadas de profetas y hombres y mujeres justos.
Hasta el momento no puede haber verdadero punto de controversia entre los descendientes de Ismael y el pueblo de Israel. Pues si por la "bendición" y el "derecho de nacimiento" significaba sólo algunas posesiones materiales y el poder, la disputa se resolvería tal como ha sido establecido por la espada y el hecho consumado de la ocupación árabe de las tierras prometidas. Más bien, hay un punto fundamental de la disputa entre las dos naciones ya existentes desde hace casi cuatro mil años, y ese punto es la cuestión del Mesías y Profeta Muhammad. Los Judios no ven el cumplimiento de las llamadas profecías mesiánicas, ya sea en la persona de Cristo o en el de Profeta Muhammad. Los Judios siempre han tenido celos de Ismael, porque saben muy bien que en él se hizo el Pacto y con la circuncisión se concluyó y sellados, y está fuera de este rencor que sus escribas o doctores de la ley han corrompido e interpolado muchos pasajes en sus Escrituras. Para borrar el nombre de "Ismael", a partir del segundo, sexto y séptimo versos del vigésimo segundo capítulo del libro del Génesis y para insertar en su lugar "Isaac", y dejar el epíteto de "unigénito tu" descriptiva es negar la existencia de la primera y de violar el pacto hecho entre Dios e Ismael. Se dice expresamente en este apartado por Dios: "Porque tú no perdona a tu único hijo, voy a aumentar y multiplicaré tu descendencia como las estrellas y las arenas de la orilla del mar", que la palabra "multiplicar" fue utilizado por el Ángel de Agar en el desierto: Yo multiplicaré tu descendencia a una multitud innumerable, y que Ismael "llegaré a ser un hombre fecunda" (Gen. 12 xvi.). Ahora bien, los cristianos han traducido la misma palabra hebrea que significa "fructífero" o "abundante" del verbo para - idéntica a la wefera árabe - en sus versiones "un asno salvaje"! ¿No es una vergüenza y la impiedad que llamar a Ismael "un asno salvaje" a quien Dios estilos "fructífera" o "abundante"?
Es muy notable que el mismo Cristo, como se informó en el Evangelio de San Bernabé, reprendió a los Judios que dice que el gran mensajero al que llaman "El Mesías" bajaría del linaje del rey David, diciéndole claramente que él no podía ser hijo de David, por David él "su Señor", llama y luego pasó a explicar cómo sus padres habían alterado las Escrituras, y que el Pacto se hizo, no con Isaac, pero con Ismael, que fue llevado a ofrecerse un sacrificio a Dios, y que la expresión "tu único hijo" se refiere a Ismael y no Isaac. Paul, que pretende ser un apóstol de Jesucristo, utiliza algunas palabras irreverentes sobre Agar (Gal. vi. 21-31 y en otros lugares) e Ismael, y abiertamente contradice su Maestro. Este hombre ha hecho todo lo posible para pervertir y engañar a los cristianos con los que solía perseguir antes de su conversión, y dudo mucho que el Jesús de Pablo era Jesús, hijo de María, que según la tradición cristiana fue ahorcado en un árbol sobre un siglo antes de Cristo, por sus pretensiones mesiánicas. De hecho, las epístolas de Pablo, que están ante nosotros estamos llenos de doctrinas totalmente repugnantes al espíritu del Antiguo Testamento, así como a la del Profeta humilde, Jesús de Nazaret. Pablo era un fariseo fanático y un abogado. Después de su conversión al cristianismo parece haberse vuelto aún más fanático que nunca. Su odio a Ismael y su reclamación de la primogenitura le hace olvidar o pasar por alto la ley de Moisés, que prohíbe a un hombre a casarse con su propia hermana bajo pena de sanción capital.Si Pablo estuviera inspirada por Dios, habría ya sea denunciado el Libro de Génesis como llena de falsificaciones cuando dice dos veces (xii. 10-20, xx. 2-18) que Abraham era el marido de su hermana, o que habría expuesto al profeta como un mentiroso! (Dios no lo permita). Pero él cree en las palabras del libro, y su con-ciencia no lo atormentan en lo más mínimo cuando identifica Agar con el árido desierto del Sinaí, y califica a Sara, como la Jerusalén de arriba en el cielo! (Gálatas iv. 25, 26). ¿Acaso alguna vez Paul leyó este anatema de la Ley: -
"Maldito el que se acueste con su hermana, hija de su padre o hija de su madre y todo el pueblo diga: Amén."? (Deut. xxvii. 22).
¿Existe una ley humana o divina que consideraría legítima una más que es el hijo de su tío y su tía que él, cuyo padre es un caldeo y su madre a un egipcio? ¿Tienes algo que decir en contra de la castidad y la piedad de Agar? Por supuesto que no, porque ella era la esposa de un profeta y la madre de un profeta, y ella misma favorecido con revelaciones divinas.
El Dios que hizo el Pacto con Ismael lo prescribe la ley de la herencia, a saber: si un hombre tiene dos mujeres, la una amada y la otra despreciado, y cada uno tiene un hijo, y si el hijo de la esposa despreciada es la primera nació, ese hijo, y no el hijo de la amada esposa, tiene derecho a la primogenitura. En consecuencia, el primogénito heredarán el doble que la de su hermano. (Deut. xxi. 15-17). ¿No es, entonces, esta ley lo suficientemente explícito para callar a todos los que disputa el justo reclamo de Ismael al derecho de nacimiento?
Ahora vamos a discutir esta cuestión de la primogenitura lo más brevemente posible. Sabemos que Abraham era un jefe nómada, así como un mensajero de Dios, y que vivía en una tienda de campaña y tuvo grandes rebaños de ganado y gran riqueza. Ahora los miembros de una tribu nómada no heredan tierras y pastos, pero el príncipe le asigna a cada uno de sus hijos ciertos clanes o tribus como sus súbditos y dependientes. Como regla general, el más joven hereda el hogar o la tienda de sus padres, mientras que el anciano - a menos aptos - le sucede en el trono. El gran conquistador mongol Gengis Khan fue sucedido por Oghtai, su hijo mayor, que reinó en Pekin como Khaqan, pero su hijo menor se quedó en el hogar de su padre en Qara-qorum en Mongolia. Era exactamente lo mismo con los dos hijos de Abraham. Isaac, que era el menor de los dos, heredó la tienda de su padre y se convirtió, como él, un nómada que vive en tiendas de campaña. Pero Ismael fue enviado a Hijaz para proteger la casa de Dios que él, junto con Abraham, había construido como se indica en el Corán. Aquí se instaló, se convirtió en profeta y príncipe entre las tribus árabes que creyeron en él. Fue en La Meca o Becca, que la Kaaba se convirtió en el centro de la peregrinación llamada al-hajj. Fue Ismael que fundó la religión de un verdadero Dios e instituyó la circuncisión.
Sus hijos pronto aumentó y se multiplicó como las estrellas del cielo. Desde los días del Profeta Ismael de la llegada del Profeta Mahoma, los árabes del Hiyaz, Yemen y otros han sido independientes y dueños de sus propios países. Los imperios romano y persa tenían poder para someter a la gente de Ismael. A pesar de la idolatría fue introducida después, todavía los nombres de Dios, Abraham, Ismael, y algunos otros profetas no fueron olvidadas por ellos. Incluso Esaú, el hijo mayor de Isaac, fue el hogar de su padre por su hermano menor, Jacob, y habitó en Edom, donde se convirtió en el jefe de su pueblo y pronto se mezcló con las tribus árabes de Ismael, que era a la vez su tío y suegro -ley. La historia de Esaú vendiendo su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas es truco falta inventada para justificar los malos tratos atribuidos a Ismael. Se afirma que "Dios odió a Esaú y amó a Jacob", mientras que los gemelos estaban en el vientre de su madre, y que el "hermano mayor fue a servir a su más joven" (Gen. xxv ix Rom 12, 13.).. Pero, por extraño que parezca, otro informe, probablemente de otra fuente, se muestra el caso de ser todo lo contrario de la predicción mencionada. En el trigésimo tercer capítulo del Génesis admite claramente que sirvió Jacob Esaú, antes de que él siete veces postra en homenaje, llamándole "mi Señor", y se declara a sí mismo como "el esclavo".
Abraham se informó en la Biblia para tener varios hijos de Qitura y "las concubinas", a quien le dio los regalos o dones, y los envió hacia el Este. Todos ellos se convirtieron en tribus grandes y fuertes. Doce hijos de Ismael se mencionan por su nombre y se describen, cada uno a ser un príncipe con sus ciudades y campos o ejércitos (Gen. xxv.). Así son los niños de Qitura, y otros, así como los descendientes de Esaú mencionados por sus nombres.
Cuando contemplamos el número de la familia de Jacob cuando fue a Egipto, que apenas superó setenta cabezas, y cuando se encontró con Esaú con una escolta de cuatrocientos jinetes armados, y las tribus árabes poderosos presentados a los doce Emires perteneciente a la familia de Ismael, y luego, cuando el último Mensajero de Allah proclama la religión del Islam, todas las tribus árabes unidos le aclaman y aceptar su religión, y someter a todas las tierras prometidas a los hijos del Profeta Abraham, debemos realmente ser ciego para no para ver que el pacto fue hecho con Ismael y la promesa cumplida en la persona del Profeta Muhammad (la paz sea).
Antes de terminar este artículo, quiero llamar la atención de los estudiosos de la Biblia, especialmente el de la crítica bíblica Superior, al hecho de que las llamadas profecías mesiánicas y pasajes pertenecen a una propaganda a favor de la dinastía davídica después de la muerte del rey Salomón, cuando su reino se dividió en dos. Los dos grandes profetas Elías y Eliseo, que floreció en el Reino de Samariah o Israel, ni siquiera mencionan el nombre de David y Salomón. Jerusalén no era ya el centro de la religión de las diez tribus, y de las reivindicaciones davídicos a un reinado perpetuo fue rechazada.
Pero Profetas como Isaías y otros que fueron colocados en el Templo de Jerusalén y la casa de David han predicho la venida de un gran profeta y Soberano.
Como se dijo en el primer artículo, hay ciertas marcas de manifiesto con el que se conoce la venida Último Profeta. Y son estas marcas que trataremos de estudiar en los próximos artículos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada