StatCounter

domingo, 15 de diciembre de 2013

Abd al-Rahman I , Árabe: (عبد الرحمن الداخل), (conocido como el "Halcón de Andalus" o "El Halcón de los Quraish



Abd al-Rahman I en árabe: (عبد الرحمن الداخل), (conocido como el "Halcón de Andalus" o "El Halcón de los Quraish") [1] (nacido 731, gobernó desde 756 a través de su muerte alrededor del año 788) fue el fundador de una dinastía musulmana que gobernó la mayor parte de Iberia durante casi tres siglos. Los musulmanes llaman las regiones de Iberia bajo su dominio al-Andalus. Montgomery Watt dijo que el nombre de al-Andalus "se utiliza exclusivamente para esa parte de la península bajo dominio musulmán". [2] el establecimiento de Abd ar-Rahman de un gobierno en al-Andalus presentó un descanso del resto del imperio islámico, que era la regla por los abasíes.
Cuando la investigación de Abd ar-Rahman, las variaciones de su nombre se encontrarán como Abd al-Rahman I y Abderramán I.
Origen
Abd ar-Rahman era el nieto de Hisham ibn Abd al-Malik, el décimo califa omeya. Abd ar-Rahman era un príncipe y fue preparado a partir de una edad temprana para ser un califa. Más específicamente, él era el hijo de Muawiyah, hijo de Hisham, nieto de Abd al-Malik. El niño-príncipe se decía que era alto y delgado. Su madre era una esclava cristiana bereber, y de ella heredó el cabello rojo. Características interesantes atribuidas a Abd ar-Rahman es que él era incapaz de ver a uno de sus ojos, tenía un lunar característico en su rostro, y tenía un pobre sentido del olfato. [3]
Vuelo desde Siria
Abd ar-Rahman tenía unos veinte años cuando su familia, los Omeyas gobernantes, fueron derrocados por una revuelta popular conocida como la Revolución de Abbasid. Esto ocurrió en el año 749. Abd al-Rahman y una pequeña selección de su familia huyeron de Damasco, donde el centro del poder omeya había sido. Algunos de la familia que huyó con Abd ar-Rahman eran su hermano Yahiya, sus cuatro años de edad, hijo de Sulayman, y algunas de sus hermanas. También huyendo con Abd al-Rahman fue su antiguo esclavo griego (un liberto) Dorm. La familia huyó al sur de Damasco siguiendo el río Eufrates. Durante todo el camino el camino estaba lleno de peligros. Los abasíes habían enviado gente de a caballo a través de la región para tratar de encontrar al príncipe omeya y matarlo. Los abasíes eran despiadada con todos omeyas que encontraron. Mientras se escondía en un pequeño pueblo, agentes de Abbasid se acercaban a Abd ar-Rahman y su familia. Dejó a su hijo con sus hermanas y huyó con Yahiya. Las versiones varían, pero Bedr probable inicialmente escaparon con Abd al-Rahman. Algunas historias indican que Bedr encontró con Abd al-Rahman en una fecha posterior. [4]
Abd ar-Rahman, Yahiya y Bedr dejar la aldea de escapar por poco a los asesinos de Abbasid. Más tarde, en el camino hacia el sur, jinetes abasíes de nuevo se encontró con el trío. En lo que debe haber sido un intento desesperado de salvarse a sí mismos, Abd ar-Rahman y sus compañeros se arrojaron al río Éufrates. Al tratar de nadar a través de las peligrosas Eufrates, Abd ar-Rahman se dice que han sido separados de su hermano Yahiya. Yahiya comenzó a nadar de nuevo hacia los jinetes, posiblemente por temor a ahogarse. Los jinetes suplicaron a los fugados a volver, y que ningún daño vendría a ellos. Historiador egipcio del siglo 17 Ahmed ibn Muhammad al-Makkari (También conocido como: Al-Makkari) describió conmovedoramente la reacción de Abd ar-Rahman como él imploró Yahiya para seguir adelante: "¡Oh hermano Ven a mí, ven a mí" [5] Yahiya regresó a la orilla cerca, y fue rápidamente despachado por los jinetes. Le cortaron la cabeza a su premio, dejando el cuerpo de Yahiya a pudrirse. Al-Makkari cita historiadores musulmanes antes como después de haber registrado que Abd ar-Rahman dijo que estaba tan abrumado por el miedo en ese momento, que una vez que hizo la otra orilla corrió hasta el agotamiento se apoderó de él. [6]Sólo él y Bedr se dejaron enfrentarse a lo desconocido.

Exilio

Después de apenas escapar a Siria con sus vidas, Abd ar-Rahman y Bedr continuaron al sur a través de Palestina, el Sinaí, y en Egipto. Abd ar-Rahman tuvo que mantener un perfil bajo mientras viajaba. Se puede suponer que su intención era ir por lo menos en cuanto a la tierra de su madre, es el noroeste de África. Musulmanes se referían a esa parte del Imperio islámico como el "Magreb", o el "oeste". Sus predecesores omeyas conquistaron partes del Magreb y la Península Ibérica. El viaje a través de Egipto resultaría peligrosa. Ibn Habib fue el gobernador de África del Este, y que había sido un antiguo partidario de la dinastía omeya. Sin embargo, con los abasíes ahora en el control Ibn Habib envió espías a buscar al príncipe omeya sobrevive. Con su pelo rojo, Abd ar-Rahman no sería difícil de discernir. Abd ar-Rahman y Bedr nos alojamos en el campamento de un jefe bereber amistoso a su difícil situación. Soldados de Ibn Habib un día entraron en el campo en busca de la descarriada omeya. La esposa del caudillo bereber Tekfah escondió Abd ar-Rahman debajo de sus pertenencias personales que le ayudara a pasar desapercibido. [7]
Se necesitarían varios años para que Abd ar-Rahman hacer lentamente su camino hacia el oeste. En el año 755 Abd ar-Rahman y Bedr alcanzaron hoy en día Marruecos, cerca de Ceuta. Probablemente de aquí fue que primero miró en una delgada franja de tierra en el horizonte: al-Andalus, donde Abd ar-Rahman no podría haber estado seguro de si iba a ser bienvenido o no en ese remotas provincias del imperio. Con el tiempo se envió Bedr a Iberia con un mensaje, un mensaje en el que se proclamó el legítimo heredero de los Omeyas a la tierra. Al-Andalus había sido conquistada durante el reinado del abuelo de Abd al-Rahman. Un gran número de sirios estaban en al-Andalus, y Abd ar-Rahman esperaban apelar a su inherente lealtad de los Omeyas. La provincia, sin embargo estaba en un estado de confusión provocada por la debilidad del Estado de la actual Emir, Yusef al-Fihri. La comunidad musulmana se rasgó por disensiones tribales entre árabes y tensiones raciales entre los árabes y los bereberes. Abd ar-Rahman probablemente vio una oportunidad que no había podido encontrar en África por el poder.
Bedr se apresuró a regresar a Africa.At invitación de seguidores leales omeya, Abd ar-Rahman le dijo que fuera a al-Andalus. Poco después, Abd ar-Rahman partió con Bedr y un pequeño grupo de seguidores para Europa. Cuando algunos miembros de tribus bereberes locales se enteraron de la intención de Abd ar-Rahman al zarpar hacia al-Andalus, que rápidamente se montó para ponerse al día con él en la costa. Los miembros de las tribus podrían haber imaginado que podían sostener Abd ar-Rahman como rehén, y le obligan a comprar su salida de África. Él sí tenía que entregar una cierta cantidad de dinares para los bereberes locales repente hostiles. Así como Abd ar-Rahman lanzó su barco aún otro grupo de bereberes llegó, también con la intención de hacer Abd ar-Rahman pagar una cuota por irse. Uno de los bereberes se aferró a la nave de Abd ar-Rahman, ya que hizo de al-Andalus, y al parecer tenía la mano cortada por uno de los tripulantes del barco. [8] Abd ar-Rahman desembarcó en Almuñécar en al-Andalus, a al este de Málaga, en septiembre de 755, sin embargo su lugar de aterrizaje fue confirmado.

The Fight

Abd ar-Rahman fue saludado por los caciques locales en el aterrizaje en al-Andalus. Durante su breve tiempo en Málaga, Abd ar-Rahman acumuló rápidamente el apoyo local. Oleadas de personas se dirigieron a Málaga para presentar sus respetos al príncipe que pensaban estaba muerta, incluyendo muchos de los mencionados sirios. Una famosa historia que persistió a través de la historia relacionada con un regalo de Abd ar-Rahman fue dada mientras que en Málaga. El regalo era una hermosa joven esclava, pero Abd ar-Rahman humildemente la devolvió a su dueño anterior, mientras diciendo: "No voy a disfrutar de ningún tipo de distracción, ya sea de la vista o del corazón, hasta que España está dentro de mi alcance". [9]
La noticia de la llegada del príncipe extendió como reguero de pólvora por toda la península. Durante este tiempo, el emir al-Fihri, y el jefe de su ejército, al-Sumayl (que también era el visir y el hijo-en-ley de al-Fihri), se preguntaba qué hacer con respecto a la nueva amenaza para su dominio inestable en el poder. Decidieron tratar de casarse con Abd al-Rahman en su familia. Si eso no funciona, entonces Abd ar-Rahman tendría que ser asesinado: "si se niegan, vamos a golpear a su calva (un-con casco) cabeza con nuestras espadas" [10] Abd ar-Rahman era al parecer lo suficientemente sagaz para. esperar una gráfica de este tipo. Con el fin de ayudar a acelerar su ascensión al poder, que estaba dispuesto a "aprovechar las enemistades mortales y disensiones" [11] Sin embargo, antes de que nada se podía hacer, problema estalló en el norte de al-Andalus. Sarakusta (Zaragoza), una importante ciudad comercial de al-Andalus 'Alto de marzo hizo una oferta por la autonomía. Al-Fihri y al-Sumayl cabalgaron hacia el norte para aplastar la rebelión. Esto podría haber sido el momento afortunado para Abd ar-Rahman, ya que todavía se estaba poniendo un punto de apoyo sólido en al-Andalus. En marzo de 756, Abd ar-Rahman y su creciente siguiente fueron capaces de tomar el Sevilla sin violencia. Después de establecerse su negocio sangriento en Sarakusta, al-Fihri volvió a su ejército al sur para enfrentar el "pretendiente". [12] La lucha por el derecho a gobernar al-Andalus estaba a punto de comenzar. Los dos contingentes se encontraron en lados opuestos del río Guadalquivir, a las afueras de la capital de Córdoba en las llanuras de Musarah. [13]
El río estaba, por primera vez en años, sale de su cauce; anunciando el fin de la larga sequía. Sin embargo, la comida era todavía escasa, y el ejército de Abd ar-Rahman fue con hambre. En un intento de desmoralizar a las tropas de Abd ar-Rahman al-Fihri aseguró que sus tropas no sólo eran bien alimentados, pero que comieron cantidades glotones de alimentos a la vista de las líneas omeyas. Un intento de negociaciones pronto siguió en el que es probable que Abd ar-Rahman se le ofreció la mano de la hija de al-Fihri en el matrimonio, y una gran riqueza. Abd ar-Rahman se conformaría con nada menos que el control del emirato, y se llegó a un callejón sin salida. Incluso antes de que comenzara la lucha, la disensión propagarse a través de algunas de las líneas de Abd ar-Rahman. En concreto, los árabes yemeníes estaban contentos de que el príncipe estaba montada sobre una fina montura española. Temple del príncipe era inexperto en la batalla después de todo!
Los yemeníes se burlaron de que un buen caballo tal proporcionaría un vehículo de escape excelente de la batalla. Siendo el político siempre cautelosos, Abd ar-Rahman actuó con rapidez para recuperar el apoyo de Yemen, y se dirigió a un jefe yemení que estaba montado en una mula. Abd ar-Rahman dijo que su caballo resultó difícil de manejar, y acostumbraba a él buck de la silla. Abd ar-Rahman ofreció intercambiar su caballo de la mula, un acuerdo que el jefe sorprendido aprovechó. Una posible rebelión yemení se detuvo con el canje. El nombre de la mula era 'Lightning'. [14] Pronto ambos ejércitos estaban en sus líneas en la misma orilla del Guadalquivir. Abd ar-Rahman no tenía bandera, por lo que uno se improvisó desenrollando un turbante verde y vinculante que ronda la cabeza de una lanza. Posteriormente, el turbante y la lanza se convirtieron en la bandera y símbolo de los omeyas andaluces. Abd ar-Rahman dirigió la carga hacia el ejército de al-Fihri. Al-Sumayl a su vez, avanzó a su caballería a cabo para enfrentar la amenaza de los Omeyas. Después de una lucha larga y difícil "Abd ar-Rahman obtuvo una victoria más completa, y el campo estaba sembrado de los cuerpos de los enemigos". [15] Tanto al-Fihri y al-Sumayl lograron escapar del campo (probablemente) con partes del ejército también. Abd ar-Rahman triunfalmente marchó hacia la capital, Córdoba. Peligro no se quedó atrás, como al-Fihri planeó un contraataque. Reorganizó sus fuerzas y se dirigió a la capital usurpado de él. Una vez más Abd ar-Rahman al-Fihri se reunió con su ejército, sin embargo en esta ocasión las negociaciones fueron exitosas. A cambio de la vida y la riqueza de al-Fihri, que sería un preso a no salir de los límites de la ciudad de Córdoba. Al-Fihri tendría que informar una vez al día a Abd ar-Rahman, así como a su vez más de algunos de sus hijos e hijas como rehenes. Durante un tiempo, al-Fihri cumplido las obligaciones de la tregua unilateral, pero aún tenía muchas personas leales a él, la gente que les hubiera gustado haberlo visto de nuevo en el poder.
Al-Fihri, finalmente, hizo hacer otra oferta para la energía. Dejó Córdoba y rápidamente comenzó a reunir partidarios. Si bien en general, al-Fihri logró reunir un ejército supuestamente numeración a 20.000! Sin embargo, es dudoso que sus tropas eran soldados 'regulares', sino más bien una mezcolanza de hombres de diferentes partes de al-Andalus. Gobernador designado de Abd ar-Rahman en Sevilla tomó la persecución, y después de una serie de pequeñas peleas, logró derrotar al ejército de al-Fihri. El propio Al-Fihri logró escapar a la antigua capital visigoda de Toledo, en el centro de al-Andalus, pero una vez allí lo mataron de inmediato. La cabeza de Al-Fihri fue enviado a Córdoba, donde Abd ar-Rahman tenía clavado en un puente. Con este acto, Abd ar-Rahman se proclamó emir de al-Andalus. Un acto final tuvo que ser comprometido sin embargo: en general de al-Fihri, al-Sumayl, tuvo que ser tratado. Fue estrangulado en la cárcel de Córdoba.

Una Regla Tenue

De hecho, Abd ar-Rahman sólo proclamó a sí mismo como emir, y no como califa. Esto fue probablemente debido a al-Andalus era una tierra asediada por muchas lealtades diferentes, y la proclamación del califa probablemente habría causado mucho malestar. Progenie de Abd ar-Rahman sería, sin embargo, toma el título de califa. Mientras tanto, se hizo un llamado a través del mundo musulmán que al-Andalus era un refugio seguro para los amigos de la casa de Omeya, si no para la familia dispersa de Abd ar-Rahman, que logró evadir los abasíes. Abd ar-Rahman probablemente estaba muy feliz de ver a su llamada contestada por las olas de los Omeyas fieles y amigos. Finalmente fue reencontrarse con su hijo Sulayman, a quien vio por última vez a llorar a orillas del Eufrates con sus hermanas. Las hermanas de Abd ar-Rahman fueron incapaces de hacer el largo viaje a al-Andalus. Abd ar-Rahman coloca a sus familiares en las altas oficinas por todo el país, sin duda, que sentía que podía confiar en ellos más no de la familia. La familia Omeya volvería a crecer grande y próspera a través de generaciones sucesivas. Sin embargo, por 763 Abd ar-Rahman tuvo que volver al negocio de la guerra. Al-Andalus había sido invadida por un ejército abasí!
Muy lejos, en Bagdad, el actual califa abasí, al-Mansur, ha sido durante mucho tiempo planeando derrocar a los omeyas que se atrevió a llamarse a sí mismo emir de al-Andalus. Al-Mansur instalado al-Ala Ibn-Mugith (También conocido como: al-Ala) como gobernador de África (cuyo título le dio dominio sobre la provincia de al-Andalus). Fue al-Ala quien encabezó el ejército abasí que aterrizó en al-Andalus, posiblemente cerca de Beja (en la actual Portugal). Gran parte de la zona de los alrededores de Beja capitularon a al-Ala, y de hecho se unieron bajo la bandera de Abbasid contra Abd ar-Rahman. Abd ar-Rahman tuvo que actuar con rapidez. El contingente de Abbasid fue muy superior en tamaño, dice que han numerado 7.000 hombres. El emir hizo rápidamente para el reducto de Carmona con su ejército. El ejército abasí fue rápido en sus talones, y puso cerco a Carmona durante aproximadamente dos meses. Abd ar-Rahman debió sentir que el tiempo estaba en contra de él como alimento y el agua comenzó a escasear, y su tropa moral probablemente entró en cuestión. Finalmente Abd ar-Rahman reunió a sus hombres mientras él estaba "resuelto en una salida audaz" [15]. Abd ar-Rahman recogidos a mano 700 combatientes de su ejército y los llevó a la puerta principal de Carmona. Allí, comenzó un gran fuego y arrojó su sable en las llamas. Abd ar-Rahman supuestamente dijo: "Vamos a tirar nuestras vainas en la llama y juramos a caer como soldados si la victoria no puede ser nuestra. Conquistamos o morimos "! [16] La puerta levantada y los hombres de Abd ar-Rahman cayó sobre los abasíes desprevenidos, encaminando a fondo ellos! La mayor parte del ejército abasí fue asesinado. Los jefes de los principales líderes abasíes fueron cortadas. Sus cabezas fueron preservados en sal, y la identificación de las etiquetas fijadas a sus oídos. Las cabezas fueron agrupados en un paquete horripilante y se envían al califa abasí que fue en peregrinación a La Meca. Sobre la recepción de la evidencia de la derrota de al-Ala en al-Andalus, al-Mansur se dice que quedó sin aliento, "Alabado sea Dios por la colocación de un mar entre nosotros"! [17] Al-Mansur odiaba, y sin embargo aparentemente respetado Abd al-Rahman en un grado tal que se le apodó el "Halcón de Quraish" (Los omeyas eran de una rama de la tribu Quraysh). [18]
A pesar de una tremenda victoria tal, Abd ar-Rahman tuvo que continuamente sofocar rebeliones en al-Andalus. [19] Varias tribus árabes y bereberes se enfrentaron entre sí por diversos grados de poder, algunas ciudades intentaron romper-lejos y formar su propio estado, e incluso miembros de la familia de Abd ar-Rahman trataron de arrebatar el poder a él.Durante una gran revuelta, los disidentes marcharon sobre sí mismo Cordova! Sin embargo, Abd ar-Rahman siempre se las arreglaba para estar un paso por delante, y aplastó toda oposición, y como él siempre trató severamente la disidencia en al-Andalus. [20] A pesar de todo el esto turbulencias en al-Andalus, Abd ar-Rahman quería llevar la lucha en el este de Bagdad. La venganza por la masacre de su familia a manos de los abasíes seguramente debe haber sido el factor determinante en los planes de guerra de Abd ar-Rahman. Sin embargo, su guerra contra Bagdad fue puesto en espera por más problemas internos. La ciudad sediciosa de Sarakusta en la Marca Superior se sublevó en una apuesta por la autonomía. Poco podía Abd ar-Rahman haber sabido que cuando partió para resolver las cuestiones de esa ciudad del norte, sus esperanzas de que se rebela contra Bagdad se pondrían indefinidamente en espera.

Legado

Después de la época del conflicto anterior, Abd ar-Rahman siguió en su mejora de Infractructure al-Andalus ". Aseguró se iniciaron las carreteras, acueductos fueron construidos o mejorados, y que una nueva mezquita estaba bien financiado en su capital en Córdoba. La construcción de la mezquita se inició alrededor del año 786. Sería en el tiempo convertido en mundialmente famoso y considerado un importante lugar sagrado para muchos musulmanes, y más tarde a ser conocido como la Mezquita de Córdoba. Abd ar-Rahman sabía que uno de sus hijos algún día heredará el imperio de al-Andalus, sino que era una tierra desgarrada por la guerra. Abd ar-Rahman sentía que no siempre podía contar con la población local en la prestación de un ejército leal, y por lo tanto, compró un enorme ejército permanente que consiste principalmente de los bereberes del norte de África [25]. Como era común en los años de la expansión islámica de Arabia, se practicaba la tolerancia religiosa. Abd ar-Rahman siguió permitiendo Judios y cristianos para retener y practicar sus religiones. Ellos, sin embargo, tienen que pagar un impuesto tributo por este privilegio. La política de Abd ar-Rahman de gravar a los no musulmanes, que se llevó a cabo a menudo por los gobernantes posteriores, cambió la dinámica religiosa de al-Andalus. Posiblemente debido a los impuestos de tributos excesivos "la mayor parte de la población del país debe haber convertido en musulmán" [26]. Sin embargo, otros estudiosos han argumentado que aunque el 80% de al-Andalus se convirtió al islam, no se le ocurrió realmente hasta cerca del siglo 10 [27].

Conclusión

Cerca del final de su vida, se dice que Abd ar-Rahman se hizo cada vez más paranoico y que secuestrar a sí mismo a sus palacios. En las últimas páginas de su relato de la vida de Abd ar-Rahman, escritor al-Makkari (en la bibliografía abajo) menciona que el emir tratado muchos de sus primeros amigos, como Bedr, con crueldad. Puso algunos de sus principales apoyos a la muerte, otros exiliados, y redujo el rango de otros más. La fecha de la muerte de Abd ar-Rahman se disputa, pero en general se acepta que en algún momento alrededor de 785 a través de 788. Abd ar-Rahman murió en su ciudad adoptiva de Córdoba, y fue supuestamente enterrado en el sitio de la Mezquita. Presunto hijo predilecto de Abd ar-Rahman fue su elección para el sucesor, y más tarde sería conocido como la progenie de Hisham I. Abd ar-Rahman sería seguir gobernando al-Andalus en el nombre de la casa de Omeya durante varias generaciones, con el cenit de su poder venir durante el reinado de Abd al-Rahman III.

Bibliografía

1. W. Montgomery Watt. "Estudios Islámicos 4: Una historia de la España islámica". (Edimburgo, Escocia, Edinburgh University Press, 1965), página 17
2. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari. "La historia de las dinastías mahometanas en España; extraídos del Nafhu-T-Tib Min Ghosni-L-Andalusi-R-Rattib Wa Tarikh Lisanu-D-Din Ibni-L-Khattib". Traducido por Pascual de Gayangos, miembro del Comité de Traducción Oriental, y finales de profesor de árabe en el Ateneo de Madrid. En dos volúmenes. VOL. II. Johnson Reprint Corporation, Nueva York, NY. 1964. Páginas 58-94 (Libro VI, los capítulos 1 y 2). Cabe señalar que al-Makkari cita "Muktabis" del historiador Ibnu Hayyan al describir las características físicas de Abd al-Rahman.
3. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari. "La historia de las dinastías mahometanas en España", 96. Cabe señalar que al-Makkari cita "Muktabis" del historiador Ibnu Hayyan al detallar el vuelo de Abd al-Rahman, de Siria.
4. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari. "La historia de las dinastías mahometanas en España", 60.
5. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España", 60.
6. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España". Una vez más al-Makkari citada Ibnu Hayyān para la gran mayoría de la información precedente, 58-61.
7. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España". 65-68.
Tenga en cuenta que varias citas bibliográficas están desaparecidos. Ellos se volverán a colocar el tiempo lo permite.
15. Philip K. Hitti. "Los fabricantes de la historia árabe". (Prensa de Nueva York, Nueva York. St Martin), 1968. Pg 66
16. Philip K. Hitti. "Los fabricantes de la historia árabe". (Prensa de Nueva York, Nueva York. St Martin), 1968. Pg 66
17. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España". Pg 81
18. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España". Pg 82
19. W. Montgomery Watt. "Estudios Islámicos 4: Una historia de la España islámica". (Edimburgo, Escocia, Edinburgh University Press, 1965), pg 32
20. Thomas F. Glick. "Islámico y la España cristiana en la Alta Edad Media". (Princeton, Nueva Jersey. Princeton University Press), pg 38
21. Ahmed ibn Muhammad al-Makkari, "La historia de las dinastías mahometanas en España". Pg 85
22. Jo Ann Hoeppner Moran Cruz. "Vistas occidentales del Islam en la Edad Media y la Europa moderna: Percepción y Otros". Editado por David R. Blanks y Michael Frassetto. (Nueva York, Nueva York; Prensa de San Martín, 1999), pg 56
23. Philip K. Hitti. "Los fabricantes de la historia árabe". (Prensa de Nueva York, Nueva York. St Martin), 1968. Pg 68
24. José Luis Corral Lafuente. "Historia de Zaragoza: Zaragoza Musulmana". (Zaragoza, España, Ayuntamiento de Zaragoza, 1998), pg 14
25. W. Montgomery Watt. "Estudios Islámicos 4: Una historia de la España islámica". (Edimburgo, Escocia, Edinburgh University Press, 1965), pg 33
26. Philip K. Hitti. "Los fabricantes de la historia árabe". (Prensa de Nueva York, Nueva York. St Martin), 1968. Pg 71
27. Thomas F. Glick. "Islámico y la España cristiana en la Alta Edad Media". (Princeton, Nueva Jersey. Princeton University Press), págs 33-35. Glick basa esta obra en el trabajo de un académico previo (Bulliet). En la página 33 de este libro, Glick escribe que Bulliet dijo, "que la tasa de conversión al Islam es logarítmica, y puede ser ilustrado gráficamente por una curva logística".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada