StatCounter

jueves, 30 de enero de 2014

Encontrando a Dios en Texas



Escrito por Juan Galvan

Un Mexicano-Americano encuentra respuestas a muchas preguntas a cerca de la vida y la fe.

 Durante la preparatoria, mi fuerte creencia en el cristianismo recibió una sacudida  cuando un amigo me dijo que la Sagrada Trinidad no existía y que Jesús no era Dios. “El esta equivocado,” me dije a mi mismo. Jesús tiene que ser Dios porque Dios y la humanidad se desconectaron cuando Adán y Eva cometieron el pecado original. Razonando después, pensé que Dios ha enviado al único hijo al que ha perdonado por el gran amor que nos tiene. Dios es el único que perdona y es por eso que Jesús tiene que ser Dios. Tenia conmigo las referencias de la Biblia para poder defender mi creencia. Siendo un devoto Católico leí casi por completo la Biblia. Durante la preparatoria, dirigía conferencias,  ayudaba en la Iglesia, era clérigo de la Eucaristía, maestro de Biblia en la iglesia, y padrino de un sobrino y una sobrina. La idea de que Jesús era Dios tenia mucho sentido.
 Soy un Mexicano-Americano que viene de una familia modesta. Pase mi adolescencia y mis años de pubertad en ciudades muy pequeñas al norte de Texas, tales como Quitaque, Turky, Lakeview, y Memphis. Dichas ciudades son tan pequeñas que ninguna tiene un centro comercial, un cine, o un McDonalds. La ciudad de Memphis, localizada en Texas, tiene una población de 2,300 habitantes y se dice ser la capital mundial de algodón. En esta ciudad, sí se escucha la sirena de los bomberos o de una patrulla, es porque la casa de tu vecino esta en llamas o porque a tu vecino lo arrestaron. Así de pequeña es la ciudad de Memphis. El haber crecido en ciudades tan pequeñas me dio una apreciación más grande hacia el concepto de la creación de Dios.
 Me gradué en 1994 de la Preparatoria de Memphis, fui a la Universidad de Texas Tech University y me gradué como Licenciado en Administración de Sistemas de Información de la Universidad de Texas en Austin en el 2001. No tan mal para ser un niño que veno de una ciudad tan chica que los veranos durante la secundaria los pase recolectando algodón y durante la preparatoria vendía ropa y artículos escolares. Mi papa era un experto en algodón. Ahora, trabaja en el departamento de limpieza en una Preparatoria en Pampa, Texas. Tengo 8 hermanos, en el año 2000 mi hermana de 17 años de edad murió en un accidente automovilístico.
 Siempre he respetado otras religiones. Con frecuencia iba a otras Iglesias y atendía grupos de estudio de la Biblia. En uno de esos grupos, le dije a mi amigo Chris que yo era Católico y deliberadamente me respondió que el Catolicismo era una “falsa doctrina.” Como se pueden imaginar, defendí mi religión a capa y espada. Chris me acusó de venerar a la Virgen Maria, a los Santos, y al Papa, yo le respondí que los Católicos solo los respetan y adoran, no los veneran. Más o menos en esta misma temporada, me encontré con una persona que estaba rezando. Sus rodillas, manos, y frente tocaban el piso; él estaba descalzo. Cuando terminó, me presente ante el. Me dijo que su nombre era Armando y que era Musulmán. Enseguida pensé: A ver fulano, eres Musulmán. No puedes ser Musulmán. ¿Que hace este Latino rezándole a Al-lah1? Después él me contó que España fue una colonia Musulmana por aproximadamente 700 años y que miles de palabras en español vienen del Árabe. Algunas Mezquitas antiguas con grabados del texto del Corán han sido encontradas en Cuba, México, Texas, y Nevada. Pero lo más importante fue que Armando me explico la religión del Islám. Empecé a darme cuenta que mi adoración a la Virgen Maria y a los Santos era más que una simple adoración. Chris tenía razón. Sin embargo, los dos estábamos venerando a Jesús. Armando recalcó que Jesús era solo un Profeta para los Musulmanes y que nada ni nadie es digno de ser venerado mas que Al-lah1.
 Muchas de mis preguntas se fueron aclarando. ¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Cómo es que el Padre puede ser el Hijo al mismo tiempo? ¿Por qué Dios no puede perdonar a quien él desee? ¿Qué pasa si un bebe muere antes de ser bautizado? En el Corán (Sura 5:83) Al-lah1 dice: “y cuando escuchan (en este caso los Cristianos) lo que fue revelado al mensajero (Mohammed) tu ves sus ojos derramar lagrimas, al conocer la verdad y dicen: ¡Señor Nuestro! Nosotros creímos. Inscríbenos entre aquellos que atestiguan (que atestiguan la verdad del Corán.)”
 Verdaderamente, mis ojos se llenaron de lagrimas cuando leí ese verso. Aun así no acepte la religión del Islám hasta 3 años después, porque no quería cambiar. Es una continua lucha contra todos, a diario, y en todas partes. Nos esforzamos por obtener lo que es más importante para nosotros mismos. Al tomar el Islám, le decimos a Al-lah1 que él es el mas importante y que estamos preparados para luchar por lo que es correcto y para evitar lo que esta mal. Yo soy un Musulmán Mexicano-Americano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada