StatCounter

miércoles, 8 de enero de 2014

Ibn Qayyim Al-Jawziyyah Un gran héroe del Islam y un renovador de la fe



Cortesía de "Héroes musulmanes"
"Por medio de la paciencia y la pobreza uno alcanza el liderazgo en la religión. El buscador de la verdad necesita la voluntad que lo inspira y lo empuja hacia arriba y el conocimiento que lleva y lo guía."
Estas palabras resumen la personalidad de este gran hombre Muhammad ibn Abi Bakr, que es más conocido como Ibn Qayyim Al-Jawziyyah. Ibn Qayyim nació en el año 691 AH un año después de la liberación de Jerusalén por Saladino.
Nuestro héroe comenzó su largo viaje en el camino del aprendizaje temprano en su vida, pasando de un profesor después de la otra para saciar su sed de conocimiento. A la edad de 21 años (en el año 712 AH) Ibn Qayyim conoció a su maestro Ibn Taymiyyah, otro gran héroe del Islam y un renovador de la fe. Su compañía se prolongó hasta el final de la vida del maestro. Nuestro héroe se mantuvo cerca compañía Ibn Taymiyyah con el que sufrió los dolores de la prisión y flagelación muchas veces. Al parecer, era de Ibn Taymiyyah, que nuestro héroe aprendió muchas cualidades especiales como la franqueza y valentía, desafiando la ira de otras personas, incluyendo a las autoridades. Porque, tanto a la verdad tenía que decir, independientemente de las consecuencias. Pero, a diferencia de su maestro, nuestro héroe era menos feroz en sus ataques (en palabras o acciones).
La 8 ª siglo después de la Hégira fue testigo de la comunidad de los musulmanes en un estado de ignorancia y enemistades. Musulmanes luchaban otros musulmanes, cada uno tratando de imponer su autoridad en todo, incluyendo el liderazgo religioso y becas que sufrió un estancamiento. Para la mayoría de los estudiosos de la religión actuó más como grabadoras y almacenes de conocimiento, en lugar de verdaderos eruditos y maestros. Para ellos, sus maestros fueron el principal, si no la única, fuente de conocimiento y de las escuelas de pensamiento que ciegamente imitadas eran las únicas formas aceptables.
Como su maestro Ibn Taymiyyah, nuestro héroe pasó la vida tratando de corregir el rumbo equivocado a la comunidad seguía. Luchó contra la reverencia exagerada de las tumbas de los piadosos, a pesar de la resistencia que se reunió con de las masas. Trató de mostrar los errores cometidos por las sectas extraviadas y sus ciegos seguidores. Porque, Ibn Qayyim consideró que las disputas y peleas entre los musulmanes de su época fueron causadas por su actitud y las prácticas sectarias, cada uno teniendo en cuenta a sí mismo y cada secta o escuela de pensamiento la única correcta, y afirmando que todos los demás estaban en el mal camino.
Así que nuestro héroe pasó gran parte de su tiempo y esfuerzo tratando de unir a las personas, indicándoles los peligros de la imitación ciega de los predecesores. Explicó que un musulmán debe tener la mente abierta, aceptar lo que es correcto y bueno, independientemente del maestro, a menos que fuera incompatible con el Corán y del Hadiz (tradiciones proféticas) y el espíritu general de la fe. Para él, la imitación se equivocó en los siguientes casos:
    1) Si se supone violación de los maestros de buceo.
    2) En caso de que representa un acto de seguimiento ciego de las personas, no estamos seguros de sus conocimientos.
    3) Si es en desafío de la verdad después de encontrar.
Pero la imitación es aceptable si eso significa que seguimos a alguien que sabe algo que nosotros no podríamos aprender sobre nosotros mismos. Porque fue la imitación ciega que causó el estancamiento en la erudición y la diferencia entre las personas. Algunos supuestos eruditos, señaló, no eran realmente sabios pero propagadores simples de las opiniones de otros. A esas personas las palabras y vies de sus maestros o líderes eran la única forma correcta de entender la fe, en la medida en que somete incluso la interpretación del Corán y las enseñanzas proféticas a las opiniones de sus profesores, que erróneamente tomaron para la criterio último. Ibn Qayyim consideró que las fuentes del conocimiento religioso se tomaran en el siguiente orden:
    1) El Corán
    2) La Sunnah del Profeta (Muhammad (SAW) enseñanzas
    3) Las enseñanzas de los compañeros del Profeta.
A éstos se podría añadir el consenso y la analogía. El fanatismo y los prejuicios eran, para él, los enemigos de aprendizaje. Para propagar sus puntos de vista a nuestro héroe escribió decenas de libros, además de enseñanzas directas.
En su propia vida privada ibn Qayyim fue un adorador muy piadoso y devoto que pasó la mayor parte de su tiempo en oración y recitación del Corán. De hecho, era un asceta y un sufídel tipo ortodoxo. Para, rechazó las prácticas poco ortodoxas de algunos sufíes que afirmaban que las enseñanzas religiosas tenían lados externos e internos, lo que significa que las obligaciones religiosas no se aplicaban a ellos. Como se señaló anteriormente, nuestro héroe era un hombre de coraje y franqueza a quienes la verdad era el objetivo final. Su actitud de mente abierta se refleja en sus puntos de vista sobre la correcta comprensión de las leyes religiosas (la Sharia) y que éstos deben ser interpretados a la luz de las circunstancias de tiempo y lugar, porque el Islam está destinado a toda la humanidad en todo momento. Muchos libros fueron escritos por Ibn Qayyim para explicar este principio inestimable y muchos de sus puntos de vista encuentran su aplicación toma en el sistema legal de las naciones modernas, más de seis siglos después de su muerte en el año 751 A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada