StatCounter

viernes, 10 de enero de 2014

Zayd ibn Thabit coleccionista de material coránico de de pergaminos, escápula, peciolos de las palmeras datileras y de los recuerdos de los hombres



Cortesía de Software ISL


Estamos en el segundo año de la Hégira. Madinah la ciudad del Profeta es un hervidero de actividad que los musulmanes se preparan para la larga marcha hacia el sur hasta Badr.
El noble Profeta hizo una inspección final del primer ejército que movilizar bajo su liderazgo para emprender la yihad contra los que habían atormentado a los musulmanes durante muchos años y que todavía estaban decididos a poner fin a su misión.
Un joven, aún no los trece años, se acercó a las filas. Tenía confianza y alerta. Él tenía una espada que era tan largo o, posiblemente, un poco más largo que su propia altura. Se acercó al Profeta, que Dios le bendiga y le conceda paz, y dijo: ".. Me dedico a ti, Mensajero de Dios Permítame estar con ustedes y para luchar contra los enemigos de Dios bajo su bandera"
El noble Profeta miró con admiración y le palmeó el hombro con ternura amorosa. Él lo elogió por su valentía, pero se negó a dar de alta porque todavía era demasiado joven.
El joven, Zayd ibn Thabit, dio media vuelta y se alejó, abatido y triste. Mientras caminaba, en pasos lentos y medidos, metió la espada en el suelo en señal de su decepción. Se le negó el honor de acompañar al Profeta en su primera campaña. Detrás de él estaba su madre, una-Nawar bint Malik. Se sentía igualmente abatido y triste. Ella había querido entrañablemente a ver a su hijo joven ir con el ejército de muyahidines y estar con el Profeta en este momento más crítico.
Un año más tarde, cuando se estaba preparando para el segundo encuentro con el Quraysh, que tuvo lugar en Uhud, un grupo de adolescentes musulmanas que llevan armas de diversos tipos - espadas, lanzas, arcos y flechas y escudos - se acercó al Profeta. Ellos estaban tratando de ser alistado en cualquier calidad, en las filas musulmanas. Algunos de ellos, como Rafi ibn Jadiy y Samurah ibn Yundub, que eran fuertes y bien construido para su edad y que demostró su capacidad para luchar y manejar las armas, se les concedió el permiso por el Profeta para unirse a las fuerzas musulmanas. Otros como Abdullah, hijo de Umar y Zayd ibn Thabit seguían siendo considerados por el Profeta a ser demasiado joven e inmaduro para luchar. Prometió a pesar de considerarlos para una campaña más tarde. Fue sólo en la batalla de la zanja cuando Zayd era cerca de dieciséis años de edad que estaba por fin permitió a portar armas en defensa de la comunidad musulmana.
Aunque Zayd estaba dispuesto a participar en las batallas, no es como un guerrero que se le recuerda. Después de su rechazo a la campaña Badr, aceptó el hecho de entonces que él era demasiado joven para luchar en grandes batallas. Su mente alerta se volvió hacia otros campos de servicio, que no tenían ninguna relación con la edad y que le podría traer más cerca del Profeta, la paz sea con él. A su juicio, el campo del conocimiento y, en particular, de memorizar el Corán. Se refirió a la idea de su madre. Ella estaba encantada y los intentos realizados inmediatamente para tener cuenta de su ambición. An-Nuwar habló con algunos hombres de los Ansar sobre el deseo de los jóvenes y ellos a su vez abordó el asunto con el Profeta, diciendo: "Oh, Mensajero de Allah, nuestro hijo de Zayd ibn Thabit ha memorizado diecisiete suras del Libro de Allah y les recita la forma más correcta, ya que se dieron a conocer a usted. Además de que es bueno en la lectura y la escritura. Es en este campo de servicio que desea estar cerca de ti. Escúchalo si se quiere. "
El Profeta, la paz sea con él, escuchó recitar algunas suras Zayd que había memorizado. Su recitación era claro y hermoso, y sus paradas y pausas indicó claramente que él entendía bien lo que él recitaba. El Profeta estaba contento. De hecho se encontró que la capacidad de Zayd superó los elogios que había recibido por sus familiares. El Profeta entonces le puso una tarea que requiere inteligencia, habilidad y persistencia.
"Zayd, aprender la escritura de los Judios para mí", instruyó al Profeta. "A sus órdenes, Mensajero de Allah," respondió Zayd quien se dedicó a aprender hebreo con entusiasmo. Él llegó a ser absolutamente competente en el idioma y lo escribió el Profeta cuando quería comunicarse con los Judios. Zayd también leído y traducido del hebreo, cuando los Judios escribió al Profeta. El Profeta le dio instrucciones para aprender siríaca también, y esto lo hizo. Zayd llegó así a desempeñar la importante función de un intérprete para el Profeta en su trato con los pueblos que no hablan árabe.
Entusiasmo y habilidad de Zayd eran obvias. Cuando el Profeta se sintió seguro de su fidelidad en el cumplimiento de los deberes y la atención, la precisión y la comprensión con la que lleva a cabo las tareas, confió Zayd con la pesada responsabilidad de la grabación de la revelación divina.
Cuando cualquier parte del Corán fue revelado al Profeta, a menudo se envía para Zayd y le dio instrucciones para que los materiales de escritura, "el pergamino, el tintero y la escápula", y escribir la revelación.
Zayd no fue el único que actuó como escriba para el Profeta. Una fuente ha enumerado las cuarenta y ocho personas que solían escribir para él. Zayd era muy prominente entre ellos.Él no sólo escribió, pero durante la época del Profeta recogió porciones del Corán que fueron escritos por otros y dispuestos éstos bajo la supervisión del Profeta. Él se dice que dijo:
"Estábamos acostumbrados a compilar el Corán desde pequeños manuscritos en presencia del Profeta." De esta manera, Zayd experimentó el Corán directamente del Profeta mismo.Se podría decir que él se crió con los versos del Corán, la comprensión y las circunstancias que rodean a cada revelación. Se convirtió así en bien versado en los secretos de la sharia ya una edad más temprana se ganó la reputación bien merecida como un estudioso de liderazgo entre los compañeros del Profeta.
Después de la muerte del Profeta, que Allah le bendiga y le conceda la paz, la tarea recayó en el joven afortunado que se especializó en el Corán para autenticar la primera y más importante referencia para la ummah de Muhammad. Esto se convirtió en una tarea urgente después de las guerras de apostasía y la Batalla de Yamamah, en particular, en el que un gran número de los que habían cometido el Corán a la memoria perecieron.
Umar convenció al Califa Abu Bakr que a menos que se recogió el Corán en un manuscrito, una gran parte de ella estaba en peligro de perderse. Abu Bakr convocó a Zayd ibn Thabit, y le dijo:. "Usted es un joven inteligente y no usted sospecha (de mentir o de falta de memoria) y que utilizó para escribir la revelación divina para el Mensajero de Allah tanto buscar (todas las partes de) el Corán y recogerlo en un manuscrito ".
Zayd fue inmediatamente consciente de la gran responsabilidad. Más tarde dijo: "Por Alá, si él (Abu Bakr) me había ordenado que cambiar una de las montañas de su lugar, no habría sido más difícil para mí que lo que él me había ordenado sobre la obtención del Corán."
Zayd finalmente aceptó la tarea y, según él, "comenzó a localizar el material coránico y recogiéndola de pergaminos, escápula, leafstalks de palmeras datileras y de los recuerdos de los hombres (que sabía de memoria)".
Era una tarea laboriosa y Zayd tuvo cuidado de que ni un solo error, por insignificante o no, debe introducirse en la obra. Cuando Zayd había terminado su tarea, salió de la suhuf preparaciones y hojas con Abu Bakr. Antes de morir, Abu Bakr dejó el suhuf con Umar, quien a su vez lo dejó con su hija Hafsa. Hafsa, Umm Salamah y Aishah eran esposas del Profeta, que Allah esté complacido con él, quien memorizó el Corán.
Durante el tiempo de Uthman, momento en el cual el Islam se había extendido por todas partes, las diferencias en la lectura del Corán se hicieron obvias. Un grupo de compañeros del Profeta, encabezado por Hudhayfah ibn al-Yaman, que entonces estaba estacionado en Irak, llegó a Uthman y le instó a "salvar a la ummah musulmana antes de que difieren sobre el Corán".
Uthman obtuvo el manuscrito del Corán de Hafsa y de nuevo llamó la principal autoridad, Zayd ibn Thabit, y algunos otros compañeros competentes para hacer copias exactas de la misma. Zayd fue puesto a cargo de la operación. Completó la tarea con la misma meticulosidad con la que se compiló el suhuf original durante la época de Abu Bakr.
Zayd y sus asistentes escribieron muchas copias. Uno de ellos Uthman mandó a cada provincia musulmana con el fin de que se quemaron todos los demás materiales del Corán ya sean escritos en manuscritos fragmentarios o copias enteras. Esto era importante con el fin de eliminar las variaciones o diferencias con el texto estándar del Corán. Uthman mantiene una copia para él y le devolvió el manuscrito original a Hafsah.
Así Zayd ibn Thabit convirtió en una de las principales autoridades en el Corán. Umar ibn al-Khattab, una vez se dirigió a los musulmanes y dijo: "¡Oh pueblo, el que quiera preguntar sobre el Corán, lo dejó ir a Zayd ibn Thabit."
Y así fue que los buscadores de conocimiento de entre los compañeros del Profeta y de la generación que les sucedieron, conocido como el "Tabiun", vinieron de muy lejos para beneficiarse de sus conocimientos. Cuando Zayd murió, Abu Hurayrah dijo: "Hoy en día, el estudioso de esta ummah ha muerto."
Cuando un musulmán tiene el Corán y lo lee o escucha que se recita, sura tras sura, aleya aleya después, él debe saber que le debe una gran deuda de gratitud y reconocimiento a un verdadero gran compañero del Profeta, Zayd ibn Thabit, por ayudar a preservar para siempre por venir el libro de la Sabiduría Eterna. Verdaderamente hizo Allah, el Bendito, el Exaltado, decimos: "Ciertamente Nosotros hemos revelado el Libro de Memorias y ciertamente somos Nosotros sus custodios." (El Corán, Sura al-Hiyr, 15:09)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada